Educarte para valorarte

Educarte para valorarte

lunes, 25 de agosto de 2014

Las Nuevas Tecnologías en el aula

Después de un par de meses desconectado del blog, hoy vuelvo para hacer una pequeña reflexión acerca del uso de las Nuevas Tecnologías (TIC) en el aula. El Instituto Cervantes incluye el uso de éstas como una de las competencias clave que debe desarrollar todo docente de Lenguas Segundas y Extranjeras en nuestra era.

¿Qué implica esta competencia? Pues nada más ni nada menos que aprovechar el potencial didáctico que éstas tienen y promover su uso entre el alumnado para que lo integre en su proceso de aprendizaje.


No obstante, existen numerosos debates acerca de su uso. Detractores y defensores aparte, lo que está claro, bajo mi punto de vista, es que estamos en el siglo XXI, en plena era de la información, y que la mayoría de niños y niñas hoy en día saben cómo utilizar una Tablet prácticamente de manera innata. Por este motivo, no podemos huir de la realidad y no nos queda más remedio que intentar actualizarnos (a pesar de que hacerlo al nivel al que avanzan estas tecnologías sea complicado). Renovarse o morir. Creo que, como todo, un uso moderado de estas tecnologías puede ser muy beneficioso tanto para nosotros como para el aprendizaje de nuestro alumnado. Ya lo decía Aristóteles, la virtud está en saber dar con el término medio entre dos extremos.
Como todo, las Nuevas Tecnologías presentan una serie de ventajas y desventajas. Por un lado, hacen posible un alto grado de individualización del aprendizaje y permiten al alumnado aprender a su propio ritmo. Estos dos aspectos dan a los estudiantes más libertad para construir su propio conocimiento y ayudan al profesor a atender la diversidad y la heterogeneidad del alumnado que existe en el aula. Las TIC también permiten al docente centrarse en las tareas más importantes e indispensables de una lección. Por ejemplo, le permite concentrarse en enseñar a los alumnos y alumnas cuál es el verdadero valor del contenido que están aprendiendo y a relacionar eso nuevo que han aprendido con experiencias de aprendizaje anteriores.  Además, las TIC tienen el potencial de cambiar el cuándo y el dónde tiene lugar el aprendizaje y pueden constituir un medio de interacción social, ya que los alumnos y alumnas pueden conectar a través de distintas plataformas (Facebook, edmodo, twitter, blogger, etc.) y aprender los unos de los otros. No obstante, estas interacciones tienen lugar sobre todo a través del lenguaje escrito, por lo que el nivel de socialización y el número de actividades interactivas en el aula son menores que en una clase normal. Además, en el caso del aula de Lenguas Extranjeras, no estarían practicando sus destrezas orales.

Las TIC también constituyen un importante factor de motivación para este nuevo alumnado que ha nacido y crecido en la era de la información. Las actividades son mucho más llamativas, entretenidas, divertidas y ajustadas a su realidad fuera del aula. Recuerdo una anécdota que nos contó un profesor, que decía que un día se encontró a su sobrino de 10 años por la calle y, tras preguntarle a dónde iba, éste le contestó: «Al siglo pasado», haciendo referencia a su escuela. Estoy seguro de que lo que el niño realmente quería decir era «al paleolítico», pero por respeto se quedó con el siglo pasado. Os invito a reflexionar sobre esto. Sinceramente creo que es algo que deberíamos evitar a toda costa.

¿Cuántos Centros Educativos hay que disponen de TIC y sus docentes no les dan el uso que se merecen? Esto es otro factor importante a tener en cuenta. ¿Qué es hacer un buen uso de las TIC? ¿Disponer de pizarra electrónica y utilizarla simplemente para proyectar una presentación PowerPoint? Como podemos ver, el uso de las TIC requiere que el docente tenga una buena planificación, sea consciente de cómo las está utilizando en cada momento y organice actividades complementarias para reforzar la construcción de aprendizajes significativos.

En lo que respecta al aula de Lenguas Extranjeras, está demostrado que el uso de las TIC puede mejorar el aprendizaje y contribuir a remodelar nuestra visión acerca de la naturaleza de la lengua. Ésta no es un sistema fijo, sino un sistema que está siendo continuamente cambiado por aquellos que lo utilizan. Esto podría explicarse a través del hecho de que, cuando  los alumnos utilizan las nuevas tecnologías, al mismo tiempo están explorando la lengua utilizada en un proceso, lo que les permite observar su naturaleza cambiante.

Siguiendo la temática de este blog, quiero aprovechar para decir que las TIC también pueden ser utilizadas para enseñar valores. Os dejo aquí un recurso que incluye distintos cortometrajes, que pueden ser utilizados para educar en valores a nuestro alumnado. Una vez más, depende del docente saber organizar las actividades adecuadas y emplear estos vídeos de la forma correcta para que el aprendizaje sea significativo y los alumnos y alumnas estén motivados.
http://m.semana.com/educacion/articulo/diez-cortometrajes-para-usar-en-clase/397240-3

En fin, considero que las TIC son un componente que está en plena emergencia y que no podemos dejar de lado, ya que está demostrado que permiten mejorar el aprendizaje. Sin embargo, es importante saber utilizarlas de manera organizada y combinándolas siempre con otro tipo de actividades que no aíslen al alumno del resto de la clase, sino que le permita construir lazos con sus compañeros.

¿Y vosotros? ¿Utilizáis las TIC en vuestra aula? ¿Qué opináis acerca de su uso?



No hay comentarios:

Publicar un comentario