Educarte para valorarte

Educarte para valorarte

sábado, 24 de octubre de 2015

La mirada de Ángel



"Algunas personas aparecen en nuestras vidas en momentos tan especiales, que se instalan para siempre en el álbum de nuestros afectos." 

 María Luisa Fernández


Hoy quiero presentaros a alguien muy especial. Su nombre es Ángel

¿Quién es Ángel? ¿Y por qué es tan especial? - os estaréis preguntando. Pues veréis, se trata de alguien con superpoderes. -¡Venga ya! ¡Los superhéroes solo existen en cómics y dibujos animados!- se estará diciendo más de alguno. Pues he de deciros que no, que estáis equivocados. Los superpoderes de Ángel van más allá de hacerse invisible o de volar. A pesar de que comparte estos con los superhéroes convencionales, pues tiene el don de reconciliar a una prima y hermana enfadadas sin mediar palabra o de hacer que su madre vuele hasta las nubes cada vez que le da un beso o comparte con ella su mirada, Ángel cuenta con los superpoderes de la inocencia, del amor, de la perseverancia, de la generosidad... En fin, de prácticamente todo lo que engloba la cabecera de este blog. Por esta razón, por todo lo que este libro significa para mí y por todas las implicaciones que tiene para toda persona que se dedique a la educación (tanto padres como maestros), hoy quiero rendir homenaje a La mirada de Ángel.


La mirada de Ángel es una conmovedora pieza literaria en la que Luisa, su autora y madre de Ángel, comparte con nosotros las cartas que ella misma empezó a escribir a su hijo cuando este tenía dos años y medio. Tras ser diagnosticado con Síndrome de West y autismo, estas cartas sirvieron a la madre de Ángel de terapia propia hasta que su niño cumplió la mayoría de edad. Es digno de apreciar el valor que Luisa nos muestra con su decisión y su generosidad a la hora de compartir con la humanidad sus más íntimos sentimientos, sentimientos de dolor y de amor hacia su hijo. No obstante, esto es lo que hace de La mirada de Ángel una obra tan especial, ya que las cartas están escritas tal y como ella las sintió en su momento, donde el único destinatario era su hijo, Ángel y no el público lector. Esto le da un gran toque de realismo y humildad a este libro, donde descubrimos que este conjunto de manuscritos pasaron a convertirse en un medio de comunicación entre madre e hijo.

Luisa no es solo una madre sensible, sino inteligente, pues a través de sus cartas, los educadores aprendemos que la diversidad es algo natural que ya nos viene dado por nuestros niños y niñas y que somos nosotros, los adultos, los que le ponemos trabas. Como bien explica en una de sus cartas, los niños aceptan las limitaciones y necesidades especiales de unos con la misma naturalidad que aceptan que otro sea mocoso o pegón. Por lo tanto, niños como Ángel enriquecen el desarrollo de sus compañeros a través de la convivencia, de la diversidad, y son la prueba de que valores como el respeto, la solidaridad y la empatía se aprenden día a día, conviviendo y trabajando conjuntamente.

La magia de esta obra reside en todo lo que Ángel transmite a su madre a través de su mirada, sin mediar una sola palabra. ¿Acaso esto no es un superpoder? Como bien indica Luisa, todos estamos capacitados para algo y todos tenemos alguna incapacidad, la diferencia es que la de niños como Ángel es visible. Sin embargo, es capaz de aceptar a los demás tal y como son, de quererlos y de no juzgarlos. Una vez más, Ángel y Luisa nos enseñan que los seres humanos estamos diseñados para comunicarnos sin palabras, que podemos hacerlo a través de las emociones, las cuales conforman la lengua materna más universal que existe y nos permiten acercarnos a los demás. Son esas emociones las que nos empujan a recorrer el mundo, a resolver conflictos, a intercambiar con los demás, a crear, descubrir, odiar... Tal y como dice Maya Angelou:"La gente olvidará lo que dices, la gente olvidará lo que haces, pero nunca olvidará cómo la hiciste sentir".

Como podemos ver, La Mirada de Ángel es una historia real, dura como la vida misma, pero narrada en un tono muy optimista. Recomiendo su lectura encarecidamente a toda persona que tenga relación con la educación. Cambiará vuestra perspectiva y os conducirá por caminos antes desconocidos. Os hará ver que la diversidad no es solo enriquecedora, sino necesaria para nuestro desarrollo como ciudadanos de un mundo diverso, variado. Aprenderéis que todas las emociones son válidas, incluida la tristeza. Es cierto que Ángel volvió a nacer cuando estaba en aquella sala del hospital, eligió la vida y eligió comprometerse con ella con todo el dolor que ello conlleva. Pero gracias a su decisión,  a su valentía, cuenta con el amor de su familia y el de tantas otras personas que lo conocen. Ahora, gracias a esta obra, su mirada ya no ilumina solo a la madre de Ángel, si no a muchas más personas que han tenido la suerte de cruzarse con esta historia. Por esta razón, he decidido ofrecerme voluntariamente a traducir este libro al inglés, para que la mirada de Ángel no solo ilumine a las personas de habla hispana, para que su mirada se convierta, al igual que las emociones, en algo universal. Luisa también nos enseña que los sueños son energía para continuar hacia delante. Por ello, sueño con que este proyecto personal vea la luz muy pronto y esta obra esté al alcance de madres, padres, tutores y educadores de todo el mundo y que se enriquezcan tanto como me he enriquecido yo con sus palabras. 

Además de en un número considerable de librerías, el libro también está disponible a través de Amazon. Si lo compráis estaréis contribuyendo a una buena causa, ya que María Luisa ha cedido sus derechos económicos como autora y todo el dinero recaudado está siendo destinado a proyectos desarrollados por ASPANAES (la Asociación de Personas con Trastorno do Espectro Autista de A Coruña) y la Asociación Participa para la Inclusión Social, tales como la casa de acogida para huérfanos enfermos o discapactidados en Addis Abeba, Etiopía.

Tal y como nos indica Luisa al final de su obra, "que este libro disfrute de su vuelo, que sea plácido y libre como el vuelo del pájaro, como libres debemos vivir todos. Y que encuentre un viento favorable como el que sueño para Ángel, para las personas que tienen sus alas rotas, porque por pequeño que este sea, nadie debe impedir su recorrido".


No hay comentarios:

Publicar un comentario